Planificar para un futuro cada vez más desconocido

Planificar para un futuro cada vez más desconocido

En el dinámico y turbulento entorno empresarial actual, caracterizado por una creciente complejidad y una velocidad sin precedentes de cambio, las empresas se enfrentan al desafío de planificar estratégicamente en un entorno donde predecir el futuro se vuelve cada vez más difícil. Entonces, ¿Cómo las empresas deben abordar sus procesos de planificación estratégica en este contexto de impredecibilidad del futuro? La aplicación de algunos conceptos provenientes del pensamiento prospectivo o de futuro las pueden ayudar.

 

La Planificación Estratégica en un Mundo de Incertidumbre

 

En un mundo de creciente turbulencia y complejidad, las empresas deben adoptar un enfoque más abierto, ágil y adaptable para sus procesos de planificación estratégica. En lugar de depender de pronósticos lineales, basados en información del pasado y específicos, las organizaciones deben enfocarse en anticipar recursos, capacidades y competencias que le permitirán navegar en escenarios de futuros contrastantes, de manera de enfrentar adecuadamente cualquier futuro que se termine constituyendo.

 

En lugar de limitarse a prepararse para un futuro específico, las empresas deben estar preparadas para enfrentar múltiples futuros posibles. Esta flexibilidad les permite anticipar y desarrollar las estrategias necesarias para abordar los desafíos que puedan surgir en cualquier escenario futuro. En lugar de buscar una bola de cristal que prediga el futuro de manera precisa, las empresas deben visualizarse a sí mismas en una variedad de escenarios futuros, lo que les permitirá identificar los desarrollos clave que necesitan implementar para garantizar su sostenibilidad y éxito en cualquier contexto futuro que se presente.

 

Pero, ¿Cómo incorporar esta nueva lógica a los procesos de planificación estratégica de las empresas? Algunos principios y metodologías del pensamiento prospectivo moderno nos pueden ayudar.

 

Establecer Sistemas para Monitorear Señales Tempranas de Cambios

 

Las señales son indicadores tempranos de cambios significativos en alguna dimensión del entorno de una empresa. Pueden manifestarse en forma de nuevas tecnologías emergentes, cambios regulatorios, fluctuaciones económicas o comportamientos sociales. Es fundamental que las empresas estén atentas a estas señales y sean capaces de interpretar su significado para anticipar posibles impactos en la sostenibilidad de sus negocios. Por ejemplo, una marca de cosméticos podría detectar una señal de cambio en el aumento de la sensibilidad de sus consumidores al maltrato animal, lo que podría indicar la necesidad de comenzar a invertir en transformar totalmente sus procesos para evitar el uso de animales en el testeo de sus productos.

 

Para detectar las señales de cambio significativas para una empresa, se debe estructurar un proceso de monitoreo sistemático y permanente que le permita identificarlas, interpretarlas y accionarlas adecuadamente.

 

Identificar las Tendencias que Pueden Cambiar el Negocio

 

Las tendencias representan patrones de cambios emergentes en las necesidades, preferencias y expectativas de los distintos grupos de interés de las empresas. Estas tendencias pueden ser activadas producto de cambios demográficos, tecnológicos, socioculturales, políticos o medioambientales.

 

Al comprender y analizar estas tendencias, las empresas pueden ajustar sus estrategias para aprovechar oportunidades emergentes o mitigar riesgos potenciales. Por ejemplo, una empresa de comercio electrónico podría identificar la tendencia creciente hacia la búsqueda de una personalización total de sus compradores en línea, lo que implica preparar su modelo de negocio y operaciones para responder a esta creciente necesidad y expectativa.

 

Aunque todas las tendencias son, en esencia, hipótesis sobre olas emergentes de cambios en las necesidades, preferencias y expectativas de las personas, es fundamental tenerlas en cuenta para visualizar cómo, al converger, podrían crear contextos futuros que la empresa posiblemente deberá enfrentar.

 

Visualizarse en Escenarios Alternativos

 

La visualización de escenarios es una herramienta poderosa que permite a las empresas explorar diferentes futuros posibles en función de diversas combinaciones de señales y tendencias de alto impacto que han sido identificadas.. Al desarrollar múltiples escenarios, desde los más probables hasta los menos probables, las organizaciones pueden anticipar una amplia gama de contextos y tomar decisiones para prepararse mejor en un entorno incierto. Por ejemplo, una empresa automotriz podría crear escenarios que consideren diferentes niveles de adopción de vehículos eléctricos, restricciones legales y preferencias de los consumidores, lo que le permitirá anticipar recursos, capacidades y competencias que serán clave para prepararse y aprovechar diversos contextos para su negocio. Además, la visualización de escenarios también ayuda a las empresas a identificar posibles amenazas y oportunidades emergentes, lo que les permite ajustar su enfoque estratégico de manera proactiva.

 

La visualización de escenarios no implica la búsqueda de la predicción, sino que al realizar el ejercicio de posicionarse en distintos contextos permite estar mejor preparado para cualquier futuro. Esta metodología no busca adivinar con certeza qué sucederá, sino más bien desarrollar una comprensión profunda de las posibles direcciones que podrían tomar los eventos futuros y estar listo para actuar ante cualquiera de ellos.

 

Al adoptar esta perspectiva, las empresas pueden anticipar una amplia gama de escenarios y estar preparadas para enfrentar cualquier desafío que surja. Por ejemplo, una empresa de servicios financieros puede visualizar escenarios que van desde una economía en crecimiento hasta una recesión económica, y desarrollar estrategias para prosperar en cualquiera de estos contextos. Esta mentalidad de preparación para múltiples futuros permite a las organizaciones ser más ágiles y adaptables, lo que les brinda una ventaja competitiva en un entorno empresarial cada vez más incierto y volátil. En lugar de depender de una sola visión del futuro, la visualización de escenarios permite a las empresas prepararse para lo desconocido y estar listas para tomar medidas efectivas, independientemente de cómo se desarrolle el futuro.

 

La Planificación Estratégica que se Requiere Hoy

 

En el pasado, las empresas solían confiar en datos históricos y proyecciones a largo plazo para elaborar sus planes estratégicos. Esto resultaba en estrategias rígidas y poco adaptables que dejaban a las organizaciones vulnerables a cambios repentinos en el entorno empresarial. Sin embargo, en el mundo actual caracterizado por la rápida innovación y la disrupción, este enfoque ya no es el más adecuado.

 

Actualmente, las empresas deben adoptar un enfoque más flexible para la planificación estratégica. Esto implica estar constantemente vigilantes de las señales del entorno, identificar y analizar tendencias relevantes y crear escenarios que permitan anticipar y prepararse para una amplia gama de posibles futuros. Este enfoque basado en el pensamiento prospectivo o de futuro permite a las empresas ser más ágiles, adaptables y resilientes a los cambios, lo que es esencial para prosperar en un mundo empresarial cada vez más impredecible.

 

En Visión Humana ayudamos a las organizaciones a planificar y prepararse para la incertidumbre ¡Hablemos!