¿Ser un canal serio o un canal chistoso? El vínculo de los chilenos con los canales de TV abierta

A pesar del auge de las nuevas plataformas de comunicación, las denominadas redes sociales, y de la complejización de los medios de comunicación tradicionales (TV Satelital, SmartTV, Spotify, etc.) que permiten lograr la máxima de ver o escuchar “lo que quiero y cuando quiero”, el consumo de canales de televisión abierta (CTVA) ha tendido a mantenerse casi invariable.

En general, se podría sostener que las personas se vinculan con los CTVA buscando principalmente dos elementos: entretención e información. El equilibrio entre los dos polos representa la situación ideal: uno aporta relajo y distracción y el otro seriedad y contenido.

Existe la percepción sin embargo de que los CTVA han apostado fundamentalmente por la entretención, lo que ha llevado que sean vistos con poco peso y consistencia en su programación y línea editorial.

Esta apuesta de los CTVA si bien coincide con lo que buena parte de las personas señalan buscar en la TV, esto es, un medio para evadir u olvidar los problemas, preocupaciones u obligaciones cotidianas, ha significado al mismo tiempo que sean “poco tomados en serio”, es decir, que sean asociados a programación sólo para “pasar el rato”.

La situación actual muestra en este aspecto poca diferenciación entre los cuatro canales principales, salvo sellos o matices de marca bastante sutiles y que se materializan básicamente en un estilo ligeramente más desordenado o más formal.

Ello deja un vacío importante que hace emigrar a muchas personas hacia otros medios para encontrar la “seriedad” buscada (TV cable, radios, diarios e Internet), especialmente cuando se desea información noticiosa. No por nada los CTVA vienen hace ya varios años progresivamente a la baja en cuanto a credibilidad.

Quedaría en ese sentido un espacio vacante por conquistar dentro de los CTVA: el de transformarse en el “canal con contenido”. ¿Cómo lograrlo sin perder el equilibrio con el polo de la distracción? Aquí te damos un par de pistas.

  • Los programas infantiles son un tipo de programación muy asociada a un contenido educativo y de entretención al mismo tiempo pero que, salvo honrosas excepciones, ha casi desaparecido de la TV abierta.
  • El “periodismo de investigación”, ese que fiscaliza y se pone en defensa de los intereses y demandas de la ciudadanía, imprime también ese “rol social” que se demanda de los CTVA.

Si quieres conocer más sobre el vínculo entre los chilenos y los canales de televisión abierta y las percepciones y evaluaciones que se tiene de cada uno de ellos, pregunta por nuestro estudio ADN Mercados: Canales de TV Abierta.