La crianza en tiempos digitales: ¿Es correcto hablar de los nativos digitales?

Una de las diferencias que define a la actual generación de padres y madres del resto, es el entorno altamente tecnológico en el que crecen sus hijos en la actualidad. Para los adultos, manejar esta relación que tienen los niños y niñas con la tecnología resulta en algo experimental, casi de ensayo y error donde no solo aprenden los infantes, sino los adultos también.

daniel_radar

Daniel Rodríguez, Director de Investigaciones y Tendencias.

“No hay referencias ¿cachái?, no puedes preguntarles a tus padres porque no lo vivieron contigo, y tus conocidos están igual que tú, ¿le doy o no le doy smartphone?, ¿a que edad? ¿y si conoce gente rara por internet?” (Padre, hijo de 6 años e hijo de 12 años, NSE D).

De acuerdo con nuestro más reciente estudio de tendencias dedicado a la crianza en Chile, la relación de los hijos con la tecnología es una de las principales preocupaciones que tienen los padres, posicionándose junto a otras más tradicionales como lo son el sexo, las drogas, las malas influencias y la inseguridad; de hecho, la exposición a lo digital crea una sinergia entre todas las demás preocupaciones, que tiene como base el uso de las redes sociales.

“Es más complicado ahora, porque yo creo que todo esto de las redes sociales complica todo más, hay más exposición a los peligros de antes, a la manipulación, a los desconocidos…” (Madre, hija de 11 años, NSE C)

Lo que todas estas preocupaciones de corte más tradicional tienen en común, es la falta de criterio y experiencia por parte de los niños para discernir lo que representa un peligro o un riesgo potencial; curiosamente, lo mismo ocurre cuando los infantes se involucran con la tecnología: no saben hasta que punto el uso de esta los puede exponer a riesgos:

“Uno siempre tiene que estar por encima de ellos viendo lo que hacen, porque en cualquier momento abren algo que no deben, o hacen algo que no deben (…) no puedes dejar a un niño solo con internet, como tampoco lo puedes dejar solo en el parque” (Padre hija de 7 años e hijo de 11 años, NSE D)

Aquí es en donde, a partir de nuestro estudio de tendencias, se podría cuestionar el concepto o sentido de uso que comúnmente se le da al termino “Nativos Digitales”; usado para describir un nivel de experticia y manejo de la tecnología sobresaliente por parte de las generaciones nacidas después de 1990. Esto implica una sobreestimación del vínculo que tienen los niños con la tecnología actualmente, colocando el foco en los infantes, y dejando de lado a los adultos, quienes son los que tienen la responsabilidad de introducir y enseñar el uso de la tecnología.

La preocupación de los padres y madres es un síntoma de la necesidad de consolidar un marco de referencia para la correcta incorporación de la tecnología dentro de los hábitos y prácticas de la crianza de los hijos e hijas. Lo anterior significa que a futuro se harán dos cosas para resolver la tensión que existe entre los padres y madres/tecnología/hijos e hijas:

-Los padres y madres van a tener que asumir un rol más activo en la educación y supervisión del uso y consumo de la tecnología.

-Las empresas e instituciones tienen que colocar el foco en los padres y madres, incentivándolos y facilitando las herramientas para la incorporación de la tecnología en la crianza.

Está hipótesis, de cómo se ha sobreestimado el concepto de nativos digitales, se evidencia en los hábitos y usos de la tecnología por parte de niños y niñas de entre 6 y 12 años, los cuales son en general bastante básicos y orientados al entretenimiento. Cuando corresponden a usos más funcionales, carecen del conocimiento y habilidades, por lo que terminan recurriendo a los padres.

En el caso particular de Chile, y de acuerdo con los padres y madres que participaron de nuestro estudio, los usos que los niños y niñas entre 6 y 12 años hacen de la tecnología se limita a determinadas aplicaciones o plataformas:

  • Ver y subir vídeos de Youtube.
  • Ver y subir contenido audiovisual por Instagram.
  • Jugar vídeo juegos.
  • Crear y compartir memes con diferentes aplicaciones.

Siguen dependiendo de los padres, madres y docentes para aprender a usar herramientas más instrumentales como powerpoint, Excel, Word, entre otras. Estos “nativos digitales” son sabios de manera selectiva, tienen mayor afinidad tecnológica en lo relativo al entretenimiento, pero igual requieren educación tecnológica y digital para el resto de los ámbitos:

“Él se maneja bien con todo lo que es vídeos y redes sociales, pero para otras cosas a veces si me pide ayuda, sobre todo para hacer cosas de la escuela y eso.”  (Padre, Hijo de 11 años, NSE C)

“Tienen más facilidad para aprender si, pero no llegan aprendidos tampoco; aprenden lo que les conviene, lo que tiene una finalidad lúdica o de entretenimiento.” (Docente de educación básica)

“El que nazcan en una era digital no significa que sepan como usar la tecnología, así como si tu naces en una granja, no significa que vas a aprender los procesos para sembrar, por ejemplo.” (Psicóloga infantil)

Entonces, los llamados “nativos digitales” no tienen aptitudes diametralmente diferentes con respecto a las demás generaciones, lo que si poseen son actitudes diferentes: aprenden más rápido los usos, desarrollan mayor afinidad por el consumo de contenido digital, prefieren escribir a hablar, prefieren ver y oír a leer, entre otras.

¿Por qué es importante entender esto?, pues las tendencias de crianza en Chile demuestran que los niños nacen en un entorno digital, si, pero no cuentan con un entorno que efectivamente les enseñe a hacer uso de este, las competencias en este ámbito siguen siendo transmitidas por los padres y educadores, y no por una especie de ósmosis social producto de estar rodeado de ordenadores y pantallas.

Cuando se piensa en el desarrollo de productos y servicios para los niños y niñas, en realidad se tiene que seguir pensando en las necesidades de los padres y madres, y la tensión que tienen con la tecnología durante la crianza; puesto que ellos tienen un rol fundamental para orientar y enseñar el correcto uso de la tecnología.

Actualmente podemos identificar cuatro enfoques de los padres y madres, en lo referente a la incorporación de la tecnología en la vida de los niños y niñas. Las mismas las presentamos en orden desde la más común, hasta la menos común:

  1. Los que exponen a sus hijos a las pantallas a la temprana edad de 1 año, para luego limitárselas al crecer, generando frustración en los jóvenes.
  2. Los que entregan libertad y autonomía digital a los hijos sin explicarles sus derechos y deberes respecto a esta, lo que sin duda expone al niño a peligros producto de sus interacciones digitales.
  3. Los que limitan o restringen el uso de la tecnología hasta una determinada edad, lo que puede aislar o poner en desventaja a los niños con respecto a su entorno social.
  4. Los que toman la responsabilidad de orientar y guiar a sus hijos en el uso de la tecnología digital.

Que la mayoría de los padres y madres chilenos correspondan a los tres primeros enfoques, representa una oportunidad para las empresas de tecnología y las instituciones educativas, puesto que poco a poco, a medida que las generaciones de relevo se conviertan en papás y mamás, se ira consolidando la cuarta: Padres y madres tecnológicamente más sensibles y asertivos.

En materia de la crianza tecnológica y digital, quedan desafíos pendientes en Chile; la sobreestimación por parte de la sociedad, instituciones y empresas, del vínculo que tienen los niños y niñas en la actualidad con la tecnología, ha hecho pensar que los padres y madres tienen poco que decir y hacer sobre el tema. Un error de percepción que debe ser superado, y que puede representar una oportunidad para quien logre integrar lo digital y la crianza de cara al futuro que se viene.

 

Daniel Rodríguez, Director de Investigaciones y Tendencias en Visión Humana. 

Contacto:

Teléfono: (562) 226651551

correo: drodriguez@visionhumana.cl

¿Quieres conocer más? Te invitamos a revisar nuestro informe público de crianza

Informe Público Crianza 2018