El síntoma llamado Natalia Valdebenito

pame_bn_ch

Pamela Arluciaga, Directora de Investigaciones y Tendencia, Visión Humana

Uno de los cambios más notorios y recientes en cuanto a visibilidad y afirmación de identidades, es el que se relaciona con las mujeres y la situación de sus derechos, ya no sólo en ámbitos de participación o expresión públicos, donde los hombres han dominado tradicionalmente, sino en cuanto a su presencia y manifestaciones más cotidianas y privadas.

Su protagonismo se ha hecho enormemente visible y se ha generado una oleada de posturas de creciente adhesión, a favor de sus derechos sexuales y reproductivos, de su uso seguro de los espacios públicos, de su derecho a una atención obstétrica libre de violencia, de la igualdad salarial por trabajos equivalentes, de su participación paritaria en espacios de influencia política y técnica, etc.

La omisión de esta perspectiva y la persistencia de un punto de vista que mantiene a las mujeres -simbólica o concretamente- en un rol de sumisión o postergación, se transforma en bochornosas polémicas y deriva en una dura sanción social… hacia prácticas que hasta hace muy -¡muy!- poco tiempo no llamaban la atención de nadie, fuera de los círculos feministas.

Derechosmujer

Ejemplos recientes del súbito desfase en que pueden caer campañas de publicidad como la de Clorox y Wom, y sus polémicas asociadas.

Una evidencia clara de esta transformación, es la rutina humorística de Natalia Valdebenito en el reciente Festival de Viña del Mar que, aplausos más, aplausos menos, tiene el gran mérito de hacer sentido a quienes empiezan a ver a las mujeres o a verse como mujeres, desde una situación de simetría inédita en nuestro país.

Más allá de las diversas formas y grados de impacto que puedan tener este tipo de mensajes, lo notorio es que las mujeres están de vuelta… ¡Y esta vez no vienen solas!

Cada vez más, cuentan con respaldo hacia sus causas y derechos, públicos y privados, especialmente entre los hombres jóvenes.

Nuestra sociedad está saldando su deuda con las mujeres y con lo femenino, y podemos apostar a una profundización de esta tendencia.

Y esto tiene mucho que ver con el consumo, la publicidad y los medios.

Más información sobre cómo mantenerse al día con los cambios en el telón de fondo valórico y actitudinal de los consumidores, ver brochure del estudio  ADN del Consumidor Chileno 2016: Nuevas identidades, las mujeres a la carga y/o contactar a parluciaga@visionhumana.cl